FELICIDAD

No es precisamente dinero lo que me está haciendo enriquecer en estos días pero para mí es muy importante. Si que es cierto que cuando la palabra dinero sale a relucir siempre recurrimos a tópicos que por ejemplo, afirman que no da la felicidad, a lo que otros, normalmente con una tendencia de análisis más realista, contraatacan diciendo que no le quitan la razón pero que tampoco se la dan del todo, vamos, lapidan con un que ayuda a conseguirla (el dinero, a la felicidad).

Todo esto, aunque pueda parecer que no es más que una nube pasajera, para tapar el momento efervescente en el que me encuentro y cuyo movimiento no me permite centrarme en ninguna de esas confesiones que justamente, en estos días llenos de emociones dispares, están llegando a mis oídos como emanando de la propia vida, de todos aquellos que me rodean y tienen relación conmigo, no lo es. Hace ya días que se gesta un bucle sobre la susodicha, y he de decir que no puedo atribuirme todo el mérito si lo hubiere, de tal reflexión.

Son muchas las conversaciones que de manera espontánea, han dado empujes de curiosidad así como luz para satisfacerla.

Una de las apreciaciones más contrastada, fuera de los tópicos anteriores y refrendada en algunos manuales, es sin duda la que defiende que la felicidad no depende de tener cosas, muchas cosas, sino de alcanzar aquello que uno quiere conseguir. Queda con esto entonces aclarado que, no se trata de tener nada más allá que aquello que uno desea.

Y es que cada uno tenemos nuestras prioridades. Y también, he de decirlo, muchas veces son mucho más básicas de lo que queremos hacer ver, razón por la cual, nosotros solos nos complicamos la existencia, con lo que si no estamos hablando de alguien cuyo fin y objetivo en la vida es ese, solamente se conseguirá alejar la felicidad doblemente, una por no conseguir lo que desea y otra por ser consciente del aumento de la distancia entre la meta y uno mismo.

También se debe pensar que uno puede mirar la vida como una secuencia de metas que va superando y con cuya superación, percibe la ración de felicidad correspondiente. Aunque de la secuencia de raciones, seguramente hablaremos otro día.

Mejor aparcar aquí la búsqueda de fórmulas para alcanzar la felicidad porque a lo mejor en estos momentos pasa delante nuestro y no llegamos a alcanzarla.

FELICIDAD

FELICIDAD

Anuncios

Acerca de Mechas Poval

Lamari Poval, Escritora salouense nacida en Barcelona. Multifacética en aficiones y destrezas, bloguera desde el año 2006. Aunque el oficio con el cual uno llena su despensa no sea el de escribir, si uno se levanta por la mañana pensando en escribir y es feliz cuando escribe, es escritor. Actualmente expone sus creaciones en "El racó de Mechas", de Mechas Poval y "Con un par" de Lamari Pujol. Publicaciones: UN RELATO PARA OSCAR, 2012, ed. Puntorojo MI HERMANO KEVIN,2013,ed.Vivelibro CUANDO LA MARACA SUENA,2014,ed,Amazon kindle
Esta entrada fue publicada en BUCLES, ENSAYO DE A PIE, SENSACIONES y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s