LÍCITO

Pese a la densidad de la última tarde, ésta había transcurrido de forma amena y jovial. A los momentos de respiro los oxigenamos con anécdotas de nuestra vida, sobre el precio del amor, del sexo propiamente, y de lo que uno podría pagar o cobrar por ello.

Pese a las diferencias existentes tanto en género como cronología me gustó comprobar que las bases y criterios eran idénticos -es sabio el refrán que nos dice que Dios los cría y ellos se juntan.

Recordé a aquel abogado que intentó poseerme por activa y por pasiva, y que desestimé igualmente en ambos sentidos, llegando a rechazar una cantidad de dinero semejante a la que podía conseguir en un par de años de trabajo como secretaria. Hubiera podido hacerme en esos tiempos, con una casa y a lo mejor me hubiese llegado para un coche. Pero dije no. Y esta tarde, mientras lo explicaba, decía estar arrepentida, no del hecho en si, sino por ni tan siquiera haberme planteado hacerlo. Y es que yo en aquellos momentos no tenía ningún motivo por el cual ganar dinero fácil, pero tampoco era eso. Lo que realmente me preocupaba, de hecho la preocupación era porque tenía la total certeza de mi rotunda negativa, era que una vez pasado todo, alguien se hiciera eco de aquello.

También era importante para mi tener que repetir la experiencia. Ya había intentado conquistarme con flores, bombones, cenas, y un sinfín de detalles de esos que mis amigos no podían tener conmigo, lo más parecido que había tenido con ellos, era que había intentado emborracharme – claro que yo podía ser joven e inocente pero mis coqueteos con el alcohol habían sobrepasado los límites hacía tiempo y ese factor en esos momentos, estaba controlado, no valían un par de copas para tumbarme, hacía falta mucho más, y él no lo sabía.

He de aclarar que todo esto formaba parte de mi trabajo. Mi jefe tenía pendiente una pequeña deuda con un proveedor y no dudó en utilizarme para entretener lo más posible aquellos pagos. Yo era más guapa que mi jefe, y él lo tenía claro.

Un día volví un poco achispada del despacho del abogado. El jefe entró en cólera y llamó al abogado. Por suerte, ya no se encontraba en la oficina.

Desde entonces, decidió acompañarme y el otro continuó su acoso por teléfono.

Aquello llegó a tal punto que mi jefe decidió pedir un crédito para zanjar la deuda y no tener que volver a ver al abogado. Éste se vengó de él. Estaba acostumbrado a ganar todos los casos y en cierto modo debía sentirse engañado. Estaba rabioso. No llevó a trámite la cancelación de la deuda y tiempo después el jefe estuvo a punto de ver embargado su negocio.

Y ahí acabó mi personal propuesta “del millón de dólares”, esa que dejé perder más por miedo al que dirán que por decencia, aunque en esos momentos ni me lo planteé así.

Todos los planteamientos, tienen su lugar y su tiempo, y lo que un día puede ser o parecer lícito, otro, puede dejar de serlo.DSC06351

Anuncios

Acerca de Mechas Poval

Lamari Poval, Escritora salouense nacida en Barcelona. Multifacética en aficiones y destrezas, bloguera desde el año 2006. Aunque el oficio con el cual uno llena su despensa no sea el de escribir, si uno se levanta por la mañana pensando en escribir y es feliz cuando escribe, es escritor. Actualmente expone sus creaciones en "El racó de Mechas", de Mechas Poval y "Con un par" de Lamari Pujol. Publicaciones: UN RELATO PARA OSCAR, 2012, ed. Puntorojo MI HERMANO KEVIN,2013,ed.Vivelibro CUANDO LA MARACA SUENA,2014,ed,Amazon kindle
Esta entrada fue publicada en ENTRETENIMIENTO, RELATOS, SENSACIONES y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LÍCITO

  1. por un millón dólares yo me acostaría con tu jefe, con tu vecina, con el abogado ese y hasta con media Barcelona, bueno por dos millones porque en Barcelona son muchos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s