CONFESIONES AJENAS CON IRENE ROMERO

Todo parece estar descolocado esta semana: Uno hace su primer inciso en la observación amanecer irene romerometeorológica: El día nace rasgando en el horizonte una línea de fuego que parte el negro cielo; los humanos y mundanos piensan que ayer es hoy y que hoy es pasado mañana; el desorden de la luz solar se aplica en los cuerpos doloridos que sin analgésico que los mitigue, pasan de la paz mortal al cruel suplicio; las almas se sienten barcos que pasan de la calma a la tempestad de manera instantánea, echando de menos la una a la otra, como cualquier chiquillo cansado del juguete nuevo.

Por momentos siento que soy parte de esta locura colectiva que me envuelve y me hace suya y que aun consciente y convencida de que todo en esta vida es caduco y un poco sin sentido, entiendo que no se puede culpar a nadie del destino y cuanto menos, de aquel que solo a nos, corresponde de pleno. No soy de la pasta de aquellos que acostumbran a culpar a quien un día amaron o creyeron amar, de todo aquello que solo uno mismo puede sentir responsabilidad. Un compromiso que no es más que con uno mismo y que más que buscar culpa, ensarto errores propios, no de otros.

Y si, como toda esta gente que no sabe en que día vive o en que hora está, tampoco yo acabo de encontrar mi lugar, que hoy por hoy, no sé si está en esta tierra o en otra, quizá más allá del mar.

En la zozobra indomable que me encuentro de manera seguramente, para que negarlo, voluntariamente, una batería de dudas constantes bombardea y saquea mi cabeza, mi corazón, mi cuerpo, mi alma, mi ser…

Entiendo que la situación en la que me encuentro inmersa, no es más que una parte del ciclo vital en que me encuentro. Entiendo, claro está, que solamente yo, en este momento, tengo esa última palabra, a la hora de seguir con mi maduración o florecer de una vez por todas donde me encuentro. No es inseguridad. Estoy convencida. Solo que quiero saber más. Vivir más. Vivir en la dirección que yo considero. Soy flexible, si, pero entre los errores capaz de cometer no me gustaría encontrar la confusión entre flexibilidad y tolerancia, entre el reposo y la vagancia.

Y curiosamente, o no tanto, algunos recuerdan que no solamente existo, sino que también siento e incluso soy capaz de hacer sentir.

Y sé que no puedo dejar de lado mis inquietudes, no puedo automutilar mis ilusiones porque sería un suicidio emocional, mis sueños, no puedo cambiar la eternidad de mi alma con lo efímero que no va más allá de un capítulo más o menos largo en mi existencia.

Y aquí, muy cerca, se encuentra la maga de los dichos y redichos, la que sabe por maga y porque nació mucho antes, y me recuerda que de perros de hortelano, hay muchos en esta vida, acechando las vueltas… que da la vida de aquellas que consideran, sus damiselas más queridas.

 

Anuncios

Acerca de Mechas Poval

Lamari Poval, Escritora salouense nacida en Barcelona. Multifacética en aficiones y destrezas, bloguera desde el año 2006. Aunque el oficio con el cual uno llena su despensa no sea el de escribir, si uno se levanta por la mañana pensando en escribir y es feliz cuando escribe, es escritor. Actualmente expone sus creaciones en "El racó de Mechas", de Mechas Poval y "Con un par" de Lamari Pujol. Publicaciones: UN RELATO PARA OSCAR, 2012, ed. Puntorojo MI HERMANO KEVIN,2013,ed.Vivelibro CUANDO LA MARACA SUENA,2014,ed,Amazon kindle
Esta entrada fue publicada en BUCLES, CONFESIONES AJENAS, ENSAYO DE A PIE, SENSACIONES y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s